24 jun. 2012

Biescas,la romería de las cruces.

Un tradición de vieja raigambre es la romería que los valles de Tena y Tierra de Biescas realizan hasta la ermita de Santa Elena.Los vecinos de los pueblos citados acuden con las cruces de las iglesias de sus parroquias.El programa de la televisión autonómica aragonesa "Nos vemos en la plaza mayor"presentado y dirigido por el estudioso de la cultura tradicional de esta comunidad, Don Eugenio Monesma,realizó un reportaje sobre este evento,que se lleva a cabo cada año en la Pascua de Pentecostes,cayendo en este 2012 el día 27 de Mayo.



Hace unos días envié al programa de radio "Rumbo infinito" mi particular visión sobre la Santa:

Contaba Elena con 23 años cuando al hostal de su familia llegó el general romano Constancio Cloro. Inmediatamente quedó impresionado por la belleza de la joven, que le atendió con gran amabilidad. El enamoramiento de la pareja fue instantáneo, pues se casaron y enseguida tuvieron un hijo, al que pusieron por nombre Constantino. Pero la felicidad no duró mucho, pues Constancio fue llamado a Roma y ya no volvió. El Augusto Maximiliano le nombra Cesar de occidente a cambio de casarse con una hijastra suya, Flavia Maximiliana Teodora, por lo que se ve obligado a repudiar a Elena y traer a su hijo a la corte. Fallecido Constancio y a pesar de las intrigas de sus hermanastros, Constantino unificó oriente con occidente bajo un único mandato y se nombra emperador, trasladando la capital a Bizancio, renombrada como Constantinopla, Actualmente conocida como Estambul. Entonces llamó a su madre, que ya era anciana. Pero el viaje no fue fácil, pues los enemigos del imperio la acechaban, teniendo incluso que variar la ruta para refugiarse de las persecuciones a las que era sometida. Atravesó Francia, y ya en los Pirineos españoles, le iban pisando los talones. A punto de ser apresada, se escondió en una cueva, pero cuando fueron a inspeccionarla vieron que no podía haber entrado en ella pues en su entrada había una tela de araña intacta. Éste fue el regalo que le hizo Dios a la santa por haber abrazado el cristianismo varios años antes. Este hecho la marcó tan profundamente que viajó hasta Jerusalén en busca de la santa cruz. Uno de los acompañantes que era de este lugar, perdió su cayado en el rio Jordán y a su regreso se lo encontró en la fuente que mana irregularmente al lado de la cueva, con unas crecidas momentáneas que dieron pie a la leyenda de "La gloriosa" que así se llama dicha fuente. En honor de Santa Elena se erigió en esta cueva la ermita que lleva su nombre, acogiendo en su seno varias romerías a lo largo del año.

0 comentarios: